La Escuela de Música de San Ignacio de Moxos de la selva amazónica boliviana trae al Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, este domingo, y al Teatro Principal de Medina de Rioseco, el lunes, piezas musicales que encarnan el mestizaje artístico entre la música barroca importada por los misioneros jesuitas y la expresión indígena. La interpretación del coro de la Escuela, considerado como el "Mejor Coro Orquesta de América del Sur", es todo un espectáculo puesto que combina la musica de calidad con una puesta en escena basada en la danza nativa.

El repertorio de esta agrupación está formado por música nativa y sacra, como ejemplo de esa fusión entre los ritmos musicales indígenas y el barroco europeo de los siglos XVII y XVIII. Este singular género -conocido como barroco misional- nació a través de la labor pedagógica que los jesuitas ejercieron durante los primeros siglos de las reducciones de Paraguay y Bolivia.

La actuación en ambas localidades comienza a las 20.00 horas con un programa de nueve piezas entre las que se encuentran melodías tradicionales, de origen anónimo y composiciones barrocas del músico italiano Domenico Zipoli (1688-1726), jesuita contemporáneo de Bach y Hendel que enviaba sus partituras a las reducciones guaraníes durante el siglo XVII. Entre sus destinatarias, se encontraba la misión de San Ignacio de Moxos, en plena Amazonía del Beni, donde aún se conserva celosamente un gran número de partituras de música barroca misional y se constituyó esta Escuela en 1994, gracias al tesón de la hermana Maria Jesús Echarri.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto